Sube la escalera del placer

The Artist con Lourdes

Hace pocas lunas visité a Lourdes en su nueva etapa. Aunque por mi parte, no fuera el mejor momento para hacerlo.

Tiene una nueva casa por la zona de Canillejas. Son dos plantas, limpieza impecable, baño al lado de la habitación y zona blanca para aparcar.
Conocí a dos de las chicas nuevas. No me quedé con los nombres, no los entendí bien. Pero ambas son jovencitas, delgadas, una rubia y otra morena, con muy buen tipo y ambas me parecieron simpáticas y amables. Con un punto de timidez también.

Han pasado varios años sin ver a Lourdes y la he encontrado igual que siempre. Posiblemente haya cogido un par de quilos, pero sigue manteniendo una figura atlética, su simpatía y su buen hacer.

Me recibe con un vestido corto subida a unos tacones. Tras vernos, los saludos, besos, abrazos y charlamos un poco. Desde el primer momento sigo estando tan a gusto con ella como siempre. Las hostilidades comenzaron de pie junto a la cama y tras unos pases introductorios Lourdes se sube esta. Unos pocos preliminares más y comienza su gran clásico: el francés. Su técnica y dominio es envidiable. Estuvimos así y largo rato y Lourdes me deleitó con los juegos de su lengua. También me aplicó un gel y me masajeó por toda la parte baja. Una auténtica gozada.

Tras esto pasamos al siguiente tercio. Básico y estándar, ya que yo no estaba en la mejor de las formas: resacoso y con pocas horas de sueño. De lado y a cuatro, en las que Lourdes me dio un buen tute, antes de acabar con otro poco de francés.

Después un poco de charla en un rencuentro estupendo. Lástima que mis condiciones físicas fueran tan penosas, pero mis ganas de visitarla se impusieron al sentido común. En próximas visitas nos quitaremos la espina clavada.

http://www.spalumi.com/f40/casa-de-lourdes-617176899-a-168260.html#post1625167